sábado, 19 de octubre de 2013

Una profesora


Captura de pantalla 2014-06-25 a la(s) 10.14.33

Enseñar a los niños implica mucha confianza y responsabilidad. Las matemáticas y la lectura son las cosas más importantes que se aprenden en un aula. Moldear pequeños corazones para que decidan convertirse en colaboradores de la comunidad y soñar que esa comunidade podrían estar compuesta de personas que sean amables y sepan esforzarse por los demás.
http://www.sanagustinchiclayo.edu.pe/wp-content/gallery/dia-de-los-jardines-2013/jardines-1.jpg

Una profesora

Todos los viernes por la tarde la profesora pide a sus alumnos que saquen un trozo de papel y escriban los nombres de tres niños con los que les gustaría sentarse la semana siguiente. También les pide que nombren a un compañero que creen que ha sido excepcional en el aula esa semana. Los niños entregan sus papeletas a la profesora de forma privada.


Cada viernes por la tarde, después que los alumnos se van a casa, la profesora saca los papelitos, los coloca frente a ella y los estudia... busca patrones.


  • ¿Quién no está siendo solicitado por nadie?
  • ¿Quién, ni siquiera, sabe a quién solicitar?
  • ¿Quién nunca es valorado lo suficiente como para ser nominado?
  • ¿Quién tuvo un millón de amigos, o no tuvo ningún amigo la última semana?


La profesora no busca un nuevo plan agrupamientos, ni al alumno que mejor se comportó. Está buscando a niños solitarios. Está buscando a niños que tienen dificultades para conectarse con otros niños. Está identificando a los pequeños que están cayendo por las grietas de la vida social de la clase. Ella está descubriendo qué talentos están pasando desapercibidos por sus compañeros. Y se da cuenta de quién está siendo intimidado y quién está haciendo la intimidación.


Esta es una estrategia brillante. Es como tomar una radiografía de un aula para ver bajo la superficie de las cosas y los corazones de los alumnos. Podemos facilitar como adultos cómo hacer amigos, cómo pedir a otros jugar con ellos, cómo unirse a un grupo, o cómo compartir sus talentos con los demás. Puede ser un freno al “bulling” o intimidación porque cada maestro sabe que la intimidación suele ocurrir fuera de su vista. La verdad se descubre en esas seguras, privadas, y pequeñas hojas de papel.


Esta brillante mujer sabe que toda la violencia comienza con la desconexión. Toda la violencia externa comienza como soledad interior. Ella sabe que los niños que no están siendo valorados eventualmente van a recurrir a ser valorados por cualquier medio necesario.


Decidió empezar a luchar contra la violencia temprano y con frecuencia, y con la realidad más próxima. Lo que la profesora está haciendo cuando se sienta en su aula vacía para estudiar esas listas escritas por niños de 11 años, es cuidar vidas. 


Ser profesor, profesora, es una preciosa manera de vivir la vida: la búsqueda de patrones de amor y soledad... alterando la trayectoria desde la realidad más cotidiana y próxima de nuestro mundo.


Los profesores, son, en muchas ocasiones, la mejor -¿y la única?- esperanza  para un mundo mejor. Lo que haces en sus aulas, cuando nadie está mirando es nuestra mejor esperanza.


Los profesores, tienen a un millón de padres detrás susurrando juntos: “No nos importan las pruebas estandarizadas. Sólo nos importa que le enseñen a nuestros hijos a ser valientes y amables. Y les agradecemos por cuidar sus vidas.”
(Fuente)

[7.jpg]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte en la web